Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 abril 2010

“Aviso a los clientes, tertulianos y amigos”

Tras 10 meses ocupando este espacio, hemos decidido mudarnos a un local propio situado en la dirección:

www.quieroentenderelmundo.com

Nos llevamos todo el personal y el mobiliario, incluidas las fotos de las paredes, y prometemos seguir con las mismas ganas de compartir y de escuchar vuestras opiniones.

Esperamos que el nuevo alojamiento os resulte igual de cómodo.

La Dirección

Anuncios

Read Full Post »

Hace unos días recibí por email este regalo: una selección de carteles publicitarios con mensajes sociales. Un ejemplo más de cómo los formatos comerciales pueden ayudar a fines sociales.

Algunos de estos carteles me parecen un poco fuertes, demasiado simplificadores y con una mala conexión con el “qué puedo hacer yo”. Son sensibilización, pero me dejan ahí,  muy sensible y sin saber qué hacer más que donar a una ong o ponerme a llorar. Otros son tan buenos que no necesitan más explicación.

En fin, que merece la pena que no me enrolle más y los veais vosotros mismos.

“Para hacer un abrigo de piel se necesitan 120 crías”

“Mas del 50% de los suicidios son cometidos por ancianos”

“La Pobreza no tendria que ser un condena de por vida!

“Ten cuidado con los coches cuando usas auriculares”.

“Piensa Globalmente, muere localmente: Hasta ahora se gastaron 3 Trillones de dólares en paquetes de estímulos económicos para recuperar los bancos. El 1% de esto podria alimentar 59 millones de niños con hambre por un año. Es tiempo de cambiar algo”.

“Los animales no son payasos”

“No compres souvenirs de animales exóticos”

“Los hijos de los padres que fuman, llegan al cielo más rápido”

“Apoyo para personas con desordenes alimenticios”

“Las mascotas no son juguetes”


“Entre la vida y la muerte hay solo 0,003 mm de látex”

Entradas Relacionadas:

Mensajes sociales en formatos comerciales(1)

Mensajes sociales en formatos comerciales (2)

Read Full Post »

Estos dos últimos meses he estado bastante ocupada por mi participación en el proyecto didáctico de danza Gálata de Cristiane Azem, que ha culminado este fin de semana con un “no hay entradas” en el Teatro de Madrid.

En este tiempo, mi cuerpo ha aprendido algunas cosas (plexo arriba, abdomen activado…), lo he pasado bien, he conocido a gente muy interesante. Pero en Gálata he visto además, algo que no esperaba: un espacio ideal de trabajo en equipo.

Imagina una empresa con más de cincuenta mujeres trabajadoras. Como en todas las empresas, en ésta hay personas de diferentes edades, con capacidades, preparación y talentos dispares, “trabajadoras” que también se diferencian por su antigüedad en la empresa. Sus personalidades son, cómo no, distintas también. Hay mujeres alegres y mujeres solitarias, las hay cariñosas, distantes y divertidas. Las hay que se mueren por destacar y las hay que destacan aunque no quieran. Las hay que han nacido para hacer este trabajo y otras a las que les cuesta mucho llegar al mínimo nivel. Pero en esta empresa, todas se esfuerzan con ahínco.

Es una empresa en la que hay múltiples tareas que requieren trabajo en equipo, de forma que las trabajadoras a veces están implicadas en una tarea con unas compañeras determinada y a los cuatro minutos tienen que integrarse en otro equipo totalmente distinto y ser igualmente eficientes, más allá de amistades personales y preferencias.

Pero, y esto es lo que no estoy tan acostumbrada a ver, en esta empresa: las mejores trabajadoras se preocupan de corregir a las que menos saben; cuando llega el momento de las felicitaciones, la que más destaca cede su puesto a la que menos para que ésta tenga también su ratito de gloria; una mujer cambia su sitio con otra voluntariamente para que la segunda esté mejor ubicada; la que acaba pronto su trabajo sale corriendo para ayudar a su compañera, que va apurada; aquí, las “responsables de área” escriben emails nocturnos a sus equipos para decirles lo orgullosas que se sienten de ellas, la jefa sale huyendo cuando sus trabajadoras le muestran su agradecimiento…

¿No te parece un lugar ideal para trabajar? Aún estoy en el proceso de análisis para llegar a entender cómo se consigue que la energía fluya de esta forma. Cuando lo consiga, intentaré aplicarlo a mi propia empresa, a mi propia vida. Porque eso ha sido Gálata para mí: un aprendizaje para la vida.

Hasta entonces, me quedaré con la frase de uno de los técnicos que ayudaron en el espectáculo. Al ver desfilar a cincuenta mujeres semidesnudas por delante de sí en su camino a los camerinos, le comentó a un compañero “Que Dios bendiga al espectáculo”. Una anécdota graciosa pero que me viene muy bien para cerrar esta crónica. Pues eso, “que Dios bendiga Gálata”.

*A Mónica Rivas, que me enganchó a este proyecto con su calidad humana.

Read Full Post »

Gabriela Cárdenas, estrella invitada, nos da su visión sobre la guerrilla y el narcotráfico colombianos y cómo se viven en estos hechos en el primer mundo.

En éstos días ha salido tangencialmente en la prensa española el “asunto” de la liberación de rehenes por parte de la FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – grupo guerrillero de origen campesino nacido por los años 60), pero tan tangencialmente que realmente dudo mucho que al público llegue a dimensionar el “asunto” en su justa medida.

Baste mencionar que uno de los liberados es un sargento del ejército de Colombia que lleva 13 años (no, no hay error son exactamente trece años) en poder de este grupo guerrillero, durante este tiempo ha dejado atrás su juventud temprana y ha entrado en la adultez tal y como puede verse en esta galería de fotos, que son las pocas a las que probablemente ha tenido acceso la familia en todos estos años: (http://www.elespectador.com/noticias/paz/galeria-pablo-emilio-moncayo-el-secuestrado-mas-antiguo-delmundo).

Por experiencia propia puedo decir que el secuestro es la prueba más dura de cuantas puede pasar un ser humano en la vida, hubo quien cuando yo atravesaba una situación similar (aunque no equiparable, lo de mi familiar duró tan solo un mes) me decía que debía ser como tener a alguien cercano en la UCI de un hospital, pero puedo aseguraros que no es  así. Cuando alguien muy querido está en esas condiciones al menos tienes el consuelo de que hay profesionales a su alrededor tratando de hacer todo lo posible por su bienestar. Cuando alguien está secuestrado, presupones  todo lo contrario de quienes le rodean, y eso es muy doloroso.

España entera se moviliza cuando secuestran a un grupo de cooperantes en África, todo el mundo está implicado y se ponen todos los medios de que se dispone para solucionar la situación. Pero en Colombia este flagelo es tan antiguo y tiene tamañas proporciones (http://www.semana.com/noticias-nacion/fin-cuantos-secuestrados/122992.aspx) que, por supuesto, no es noticia muy relevante que vayan a soltar a un simple soldado, a pesar de que este lleve más de un tercio de su vida en la selva y contra su voluntad.

Además cuando se analiza el secuestro en Colombia, que ha sido una de las estrategias de guerra de todos los grupos ilegales a lo largo ya de bastantes años, se olvida retroceder en la cadena de causas y efectos. Porque normalmente lo que sucede en Colombia es una cosa demasiado compleja y antigua como para hacerse una idea fácil. Normalmente, el ciudadano medio europeo se limita a recordar que ese es un país donde se produce la mayor parte de la cocaína que se consume en el primer mundo. Pero no se pregunta por qué este país en especial ostenta ese poco digno record (y otros no menos dignos como ser el primer país del mundo en desplazados internos, el segundo en minas antipersonales y etc.) y qué efectos tiene este hecho para su economía, política, sociedad y, lo más importante aún, para sus gentes. En el ideario colectivo lo grave del narcotráfico es que hay muchos europeos y estadounidenses con problemas de drogadicción, es decir, que lo importante es la salud de estos habitantes del primer mundo.

Se olvida que la droga no es solamente un problema de salud para quienes lo consumen, sino de vida para quienes están en medio de su producción y distribución porque, vamos a ver, ¿cuántos muertos, desplazados, secuestrados hay en Colombia que son resultado de un conflicto alimentado con recursos del narcotráfico? ¿Somos realmente los culpables los colombianos? ¿Porque en teoría de la demanda – para todos aquellos que estudiaron economía esto les sonará familiar- se dice que es esta la que crea la oferta, pero en el análisis del narcotráfico la cosa se nos muestra al revés?

Así que me planteo el porqué de esto… y me surge una idea: el eurocentrismo o el ombligocentrismo siendo más exactos, ese tipo de egoísmo social que nos hace ver los problemas solamente desde nuestra óptica y, por tanto,  los efectos solamente como aquellos que recaen en nosotros mismos.

Porque estamos sordos a testimonios como los que podemos escuchar en este reportaje, donde una hija no es capaz de mantenerse serena mientras lee la carta en la que su padre le relata las dificultades y penurias por la que atraviesa en su condición de secuestrado (http://static.elespectador.com/especiales/2009/05/a4528ce56b1f6e912c596332c18297f5/a3.htm ).

Gabriela Cárdenas

Imagen tomada de http://nocomunicado.blogspot.com/2006/01/sin-novedad-en-el-frente-audiovisual.html

Read Full Post »