Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘colombia’

Gabriela Cárdenas, estrella invitada, nos da su visión sobre la guerrilla y el narcotráfico colombianos y cómo se viven en estos hechos en el primer mundo.

En éstos días ha salido tangencialmente en la prensa española el “asunto” de la liberación de rehenes por parte de la FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – grupo guerrillero de origen campesino nacido por los años 60), pero tan tangencialmente que realmente dudo mucho que al público llegue a dimensionar el “asunto” en su justa medida.

Baste mencionar que uno de los liberados es un sargento del ejército de Colombia que lleva 13 años (no, no hay error son exactamente trece años) en poder de este grupo guerrillero, durante este tiempo ha dejado atrás su juventud temprana y ha entrado en la adultez tal y como puede verse en esta galería de fotos, que son las pocas a las que probablemente ha tenido acceso la familia en todos estos años: (http://www.elespectador.com/noticias/paz/galeria-pablo-emilio-moncayo-el-secuestrado-mas-antiguo-delmundo).

Por experiencia propia puedo decir que el secuestro es la prueba más dura de cuantas puede pasar un ser humano en la vida, hubo quien cuando yo atravesaba una situación similar (aunque no equiparable, lo de mi familiar duró tan solo un mes) me decía que debía ser como tener a alguien cercano en la UCI de un hospital, pero puedo aseguraros que no es  así. Cuando alguien muy querido está en esas condiciones al menos tienes el consuelo de que hay profesionales a su alrededor tratando de hacer todo lo posible por su bienestar. Cuando alguien está secuestrado, presupones  todo lo contrario de quienes le rodean, y eso es muy doloroso.

España entera se moviliza cuando secuestran a un grupo de cooperantes en África, todo el mundo está implicado y se ponen todos los medios de que se dispone para solucionar la situación. Pero en Colombia este flagelo es tan antiguo y tiene tamañas proporciones (http://www.semana.com/noticias-nacion/fin-cuantos-secuestrados/122992.aspx) que, por supuesto, no es noticia muy relevante que vayan a soltar a un simple soldado, a pesar de que este lleve más de un tercio de su vida en la selva y contra su voluntad.

Además cuando se analiza el secuestro en Colombia, que ha sido una de las estrategias de guerra de todos los grupos ilegales a lo largo ya de bastantes años, se olvida retroceder en la cadena de causas y efectos. Porque normalmente lo que sucede en Colombia es una cosa demasiado compleja y antigua como para hacerse una idea fácil. Normalmente, el ciudadano medio europeo se limita a recordar que ese es un país donde se produce la mayor parte de la cocaína que se consume en el primer mundo. Pero no se pregunta por qué este país en especial ostenta ese poco digno record (y otros no menos dignos como ser el primer país del mundo en desplazados internos, el segundo en minas antipersonales y etc.) y qué efectos tiene este hecho para su economía, política, sociedad y, lo más importante aún, para sus gentes. En el ideario colectivo lo grave del narcotráfico es que hay muchos europeos y estadounidenses con problemas de drogadicción, es decir, que lo importante es la salud de estos habitantes del primer mundo.

Se olvida que la droga no es solamente un problema de salud para quienes lo consumen, sino de vida para quienes están en medio de su producción y distribución porque, vamos a ver, ¿cuántos muertos, desplazados, secuestrados hay en Colombia que son resultado de un conflicto alimentado con recursos del narcotráfico? ¿Somos realmente los culpables los colombianos? ¿Porque en teoría de la demanda – para todos aquellos que estudiaron economía esto les sonará familiar- se dice que es esta la que crea la oferta, pero en el análisis del narcotráfico la cosa se nos muestra al revés?

Así que me planteo el porqué de esto… y me surge una idea: el eurocentrismo o el ombligocentrismo siendo más exactos, ese tipo de egoísmo social que nos hace ver los problemas solamente desde nuestra óptica y, por tanto,  los efectos solamente como aquellos que recaen en nosotros mismos.

Porque estamos sordos a testimonios como los que podemos escuchar en este reportaje, donde una hija no es capaz de mantenerse serena mientras lee la carta en la que su padre le relata las dificultades y penurias por la que atraviesa en su condición de secuestrado (http://static.elespectador.com/especiales/2009/05/a4528ce56b1f6e912c596332c18297f5/a3.htm ).

Gabriela Cárdenas

Imagen tomada de http://nocomunicado.blogspot.com/2006/01/sin-novedad-en-el-frente-audiovisual.html

Anuncios

Read Full Post »