Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘comunicacion ONG’ Category

Hace unos días recibí por email este regalo: una selección de carteles publicitarios con mensajes sociales. Un ejemplo más de cómo los formatos comerciales pueden ayudar a fines sociales.

Algunos de estos carteles me parecen un poco fuertes, demasiado simplificadores y con una mala conexión con el “qué puedo hacer yo”. Son sensibilización, pero me dejan ahí,  muy sensible y sin saber qué hacer más que donar a una ong o ponerme a llorar. Otros son tan buenos que no necesitan más explicación.

En fin, que merece la pena que no me enrolle más y los veais vosotros mismos.

“Para hacer un abrigo de piel se necesitan 120 crías”

“Mas del 50% de los suicidios son cometidos por ancianos”

“La Pobreza no tendria que ser un condena de por vida!

“Ten cuidado con los coches cuando usas auriculares”.

“Piensa Globalmente, muere localmente: Hasta ahora se gastaron 3 Trillones de dólares en paquetes de estímulos económicos para recuperar los bancos. El 1% de esto podria alimentar 59 millones de niños con hambre por un año. Es tiempo de cambiar algo”.

“Los animales no son payasos”

“No compres souvenirs de animales exóticos”

“Los hijos de los padres que fuman, llegan al cielo más rápido”

“Apoyo para personas con desordenes alimenticios”

“Las mascotas no son juguetes”


“Entre la vida y la muerte hay solo 0,003 mm de látex”

Entradas Relacionadas:

Mensajes sociales en formatos comerciales(1)

Mensajes sociales en formatos comerciales (2)

Anuncios

Read Full Post »

El Día Internacional de la Mujer – me gusta más que “Día de la mujer trabajadora” conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo integro como persona. ” Un amigo dice en Facebook:

Malo que las mujeres tengan un día, eso quiere decir que hay mala conciencia con ellas y un camino que recorrer para que exista igualdad real con los hombres. Ojalá que dentro de pocos años no necesiten ningún día, porque eso significará que no hay nada que reivindicar.

Yo tengo suerte, nunca me he sentido directamente discriminada por ser mujer. Pero no por ello soy tan ingenua de pensar que la discriminación de género no existe en mi país, que es cosa de países empobrecidos, o que nuestra cultura lo tiene superado. Así que, una vez más, he buscado en la publicidad el reflejo de los estereotipos discriminatorios y del machismo en nuestra sociedad.

1. Bueno, se ha avanzado mucho desde anuncios como este. También lo ha hecho la sociedad. Incluso la regulación de la propia publicidad lo ha hecho, ya que la Ley General de Publicidad se ha actualizado para incluir la prohibición de”“los anuncios que presenten a las mujeres de forma vejatoria, bien utilizando particular y directamente su cuerpo o partes del mismo como mero objeto desvinculado del producto que se pretende promocionar, bien su imagen asociada a comportamientos estereotipados que vulneren los fundamentos de nuestro ordenamiento coadyuvando a generar (esa) violencia”.

2. Además, lo políticamente correcto vende, y muchas empresas introducen en sus mensajes tímidos intentos de igualdad. Hay marcas que incluso apuestan abiertamente por la Igualdad como estrategia de posicionamiento. Como Puntomatic. Y la cosa les salió francamente bien. Al menos desde el punto de vista económico.

3.  Sin embargo, ¿crees que la publicidad se ha hecho igualitaria? Es verdad, los papás van a buscar a sus hijos al cole, los hombres han entrado en las cocinas de la publicidad. Pero, ¿quién prepara la leche a los niños? ¿quién limpia sus manchas? ¿quien tiene que comerse los cereales bajos en calorías para conservar la línea? Ojalá la publicidad dejara de limitarse a reflejar la realidad, entrara de una vez en el juego de la Igualdad y nos ayudara a cambiar la sociedad

4. O, por lo menos, que no nos hicieran alucinar de vez en cuando con imágenes y situaciones que creíamos tener totalmente superadas.

El otro día una amiga me comentaba que no entendía la que se ha montado con el famoso anuncio de cerveza de París Hilton. “Es publicidad”, me decía, “no es para tanto. Además, lo veo bastante parecido al anuncio antiguo de La hora Cocacola Ligth. Lo que pasa es que, como era un hombre el que era tratado como un objeto sexual, pues no se ve mal”.

Claro, pues eso, le dije yo. Será porque los hombres no tienen que luchar para dejar de ser considerados inferiores o limitados. Porque ellos no han sido tratados como objetos, ni como adornos, porque han tenido sus derechos ciudadanos desde siempre… No podemos permitir que porque la ley nos dé los mismos derechos que a los hombres, nos olvidemos de que aún no existe una Igualdad real en nuestra sociedad. Y mucho menos en otras.

Y mucho menos hoy… Felicidades a todas las mujeres

Read Full Post »

Cada vez que veo una noticia en la que el periodista ha utilizado las palabras “patriarca”, “reyerta” o “clan” sé, antes de terminar de leer, que existen muchas probabilidades de ésta hable de la comunidad gitana.

El profesor Tomás Calvo Buezas,  Director del Centro de Estudios sobre Migraciones y Racismo, ha encontrado a través de sucesivas investigaciones que los gitanos son la minoría más rechazada en España. No me extraña. Para muchos, ser gitano significa vivir en una chavola, vender droga, casarse a los 12 años, robar, pelear a navajazos, engañar y pasarse el día vagueando por el poblado.

Antes pensaba que no se puede culpar a la gente que piensa de esta forma, me explico: cuando una persona gitana trabaja en una oficina, se viste en El Corte Inglés y habla sin decir “ayyyy payo” a nosotros ya no nos parece gitana. Y sé de lo que hablo, ya que he tenido la suerte de trabajar con muchos y solo sabía si eran gitanos si ellos me lo decían. Por eso a Juana Martín, la triunfadora de las últimas ediciones de la Pasarela Cibeles, le molesta que la gente se extrañe de que sea gitana y reivindique sus rasgos étnicos. Como Juana, hay muchos “gitanos invisibles”. Dejan de ser gitanos, aunque solo para nosotros, no para ellos mismos.

Pensaba, digo, que no se podía culpar a las personas que asimilan “ser gitano” con ser delincuente porque si los gitanos que se ven son los que viven en chavolas, mientras que el resto son invisibles es muy lógico pensar que los primeros son mayoría.

Además, está lo de la prensa, su tendencia a colocar etiquetas que fomentan los estereotipos negativos y que poco tienen que ver con la búsqueda de rigor en el lenguaje. Como las que he usado en el primer párrafo. Si hay algún periodista leyendo, le aconsejo echar un vistazo a las recomendaciones de la Unión Romaní al respecto. Esta tendencia de los medios, sin duda, contribuye a que los gitanos visibles lo sean aún más.

Pero ya no me parece que esto sea una excusa nunca más. Porque, junto a las anteriores informaciones, en los medios cada vez hay más noticias que nos hablan de la comunidad gitana en tono positivo. Que hablan de cultura, de investigaciones, de mujeres gitanas que estudian, de hombres gitanos que luchan junto a los poderes públicos por la justicia. Basta echar un vistazo al resumen mensual que realiza la Fundación Secretariado Gitano.

Así que creo que ya es hora de que abramos nuestras miras, de que dejemos de generalizar y de pensar que el gitano en la oficina es la excepción.  Y ojala cada vez sean menos los que dejan comentarios como estos cada vez que aparece una noticia relacionada con personas de etnia gitana.

Os dejo un anuncio que me parece genial para ilustrar esto.

Read Full Post »

A través de una noticia de El Mundo, he conocido una interesante iniciativa de la ONG internacional Médicos Sin Fronteras: el proyecto Estado crítico. Estado crítico es un sitio web cuyo objetivo es sensibilizar sobre la situación en la que millones de personas viven en la República Democrática del Congo, después de más de una década de conflicto armado.

Como iniciativa de comunicación de una ONG me ha gustado mucho por varios motivos. Con un estilo y calidad técnicas muy atractivos, en la web podemos encontrar imágenes, videos y testimonios en primera persona de la terrible situación en la que están viviendo estas personas. Escuchar sus historias de su propia voz es desgarrador a la vez que agradable, se agradece la aparente falta de mediatización por parte de la ONG. Digo aparente porque no soy tan ingenua para no reconocer quién es el verdadero emisor, pero no deja de parecerme un buen ejemplo de cómo una entidad sin ánimo de lucro puede utilizar la web para sensibilizar y visibilizar sobre una causa. Al contrario que todos esos mensajes publicitarios de 20 segundos en los que se nos pide dinero para soportar la causa de la ONG a través de frases lapidarias, en este caso se ofrece al lector/internauta un lugar donde encontrar gran cantidad de información. ¿Qué se nos pide? Que no cerremos los ojos, que sigamos leyendo o mirando, que les ayudemos a difundir, que mandemos un mensaje de apoyo a los ciudadanos congoleños… y, solo después de buscar un tiempo, encontramos el inevitable llamamiento para apoyar a Médicos sin Fronteras en su labor.

En mi opinión, el modelo de solidaridad que se promueve a través de iniciativas con esta está, en mucho mayor medida que los que hemos analizado en otras ocasiones, basado en la información y la reflexión críticas. He echado de menos, sin embargo, más información sobre las causas que están detrás del conflicto, tal vez el mensaje quede un poco descafeinado¸ al estar ausente toda voluntad de denuncia de los intereses diversos que están detrás.

En cualquier caso, también creo que a muchas personas nos quedará, después de ver la página, de saber un poco más. Para los que echéis de menos esos mensajes cortos, aquí os dejo este video sobre la situación de la RDC:

Y este otro sobre una de las causas que está detrás de toda la situación: el comercio mundial de Coltan:

A todos, muy recomendable el video de la propia página de Estado Crítico. Dura 11 minutos, pero merece la pena.

Read Full Post »

El mundo de la publicidad comercial siempre ha tenido de fondo un viejo debate sobre si lo que vemos en los anuncios es un reflejo de la sociedad- de sus valores, de sus estilos de vida- o si es la publicidad la que, junto a otros fenómenos- crea y difunde estos valores. Es bastante obvio que de las dos cosas hay:

1. Por una parte, los públicos a los que van dirigidos los anuncios tienen que sentirse identificados con lo que están viendo y, por tanto, los valores y estilos de vida están reflejados en los spots de todas las épocas. Por ejemplo, este anuncio de Soberano que por mucho que miro no deja de horrorizarme, en su época (los 60, creo) no llamó especialmente la atención.

2. Por otra parte, la publicidad promueve estos valores, ayuda a la configuración de nuestra realidad, la transforma. Es aspiracional: queremos ser como lo que vemos en los anuncios.

En el fondo del asunto está la cuestión de la responsabilidad comunicadora: una marca no puede salir en un medio diciendo lo que le dé la gana, sea esto reflejo de lo que pasa en la sociedad o no. Los consumidores no se lo permitirían, e incluso el propio sector anunciante vela por ello. Porque las marcas tienen detrás empresas, y las empresas tienen personas que toman decisiones. Y cuando una marca refleja en su publicidad unos determinados valores, lo que nos están diciendo es “esta marca es así, defiende y contribuye a estas ideas”.

Pero ¿es eso verdad? ¿nos lo creemos? En los últimos años, la publicidad es cada vez más de marca y menos de producto: cada vez vemos menos los productos en los anuncios, que se han convertido en una declaración de valores por parte de las marcas en muchísimas ocasiones, mientras que los productos que venden quedan relegados a un segundo plano.  Estos anuncios nos gustan, promueven bonitas ideas de solidaridad, altruismo, amistad, ecología… Pero no podemos olvidar lo que hay detrás: los intereses comerciales. Por supuesto que toda empresa debe intentar defender estos intereses, pero mi pregunta es: ¿resulta ético que una empresa diga que defiende la ética con el fin de vender más?

Aquí, de nuevo, tengo sentimientos encontrados. Porque habrá casos en los que, al defender estos valores, las empresas se estén obligando a ser mejores, a ser más responsables en sus actuaciones.  Y a la vez están ayudando a difundir valores positivos. El mejor ejemplo que se me ocurre es de Carrefour “Bolsas Caca”. Se le ha criticado mucho a la empresa por salir con este mensaje, montar una campaña espectacular de retirada de bolsas en sus centros, mientras todos los productos de sus lineales aparecen embasados en bandejitas de plástico. Pero desde que salió este anuncio cada vez oigo a más gente decir “no, no me dé bolsa, gracias” al hacer sus compras.

Sin embargo, hay otros muchos casos en los que me queda un gran vacío, un interrogante final… no me lo creo. No encuentro la conexión entre la marca y el valor que dicen promover. Solo veo un anunciante aprovechándose de una corriente social positiva. Te he traído cuatro ejemplos. Dime si no te pasa lo mismo:

1. Mercedes Benz. 1440. Que viene a decir “aprovecha bien tu tiempo, es un regalo”

2. Mercedes, Clase B, mi amiga Nerea. Su mensaje es que todos somos iguales

3. Coca Cola. ¿Qué le diría el hombre más viejo al bebé más joven?

4. Fotoprix, perfect photos for an imperfect Word

Read Full Post »

Ayer leí a través de Menéame un artículo de la bloggosfera titulado “Los calendarios de gente en bolas por una causa”. Aunque al final el mencionado artículo acaba hablando del supuesto erotismo de estas imágenes, su título y su comienzo me trajeron de nuevo un problema al que le vengo dando vueltas hace tiempo: el modelo de solidaridad que están promoviendo las ONG a través de su comunicación.

El problema ético del uso del marketing

Ya G.D. Wiebe planteaba en los años 50 del siglo pasado una pregunta que después sería citada por Kotler y Zaltman al intentar establecer las bases de lo que se llamó marketing social: ¿se puede vender fraternidad como se vende un detergente?

Asociada al auge del uso del marketing por parte del sector sin ánimo de lucro, nace una línea de pensamiento preocupada por analizar las repercusiones culturales- y sociales- de las estrategias comunicativas del Tercer Sector. Esta línea no ha parado de reproducirse en los últimos años, y las propias ONG han tratado de habilitar mecanismos para imponerse a sí mismas ciertos límites: El mejor ejemplo de ello es el ambicioso Código de Conducta de las ONG de desarrollo en la CONGDE.

Pero no basta. El núcleo del problema radica en que estas organizaciones utilizan códigos de comunicación diferentes según estén haciendo “publicidad social” o “publicidad con fines propios” (sobre todo captación de fondos). Mientras que por una parte analizan los problemas sociales, incluso llevan a cabo admirables iniciativas para sensibilizar a la sociedad (informes, acciones de protesta- aunque esto cada vez lo hacen menos ONG), cuando se trata de recaudar fondos se quedan en el modelo persuasivo-publicitario simple.

La comunicación tiene unos efectos, más allá de los obvios relacionados con el objetivo inmediato del mensaje, en la configuración de la imagen social. Desde el momento en que las ONG se convierten en emisoras de causas sociales, en cierto modo se hacen también portavoces de las personas excluidas y son en buena medida responsables de la construcción de un imaginario social en torno a estas personas, sus culturas, etc.

En consecuencia, lo que se les reclama a las ONG es  la adopción de una postura responsable en la comunicación que realicen. A través de sus mensajes, de los contenidos y representaciones de “los otros” presentes en los mismos, las ONG están ayudando a construir el imaginario social en torno a las problemáticas; pero además están, sin saberlo, instaurando un modelo de solidaridad. El que subyace a muchos de los anuncios que hemos visto podría ser tan simplista que solo serviría para alejar a la sociedad de la comprensión y el compromiso real con las causas y consecuencias de las desigualdades reales. Parecen querer decir “este es el problema. Mi organización es la solución. Si das un euro, eres parte de la solución”. Difícilmente los mensajes simples que imperan en las campañas de captación de fondos servirán para provocar un cambio de actitud duradero.

Con este modelo, las personas dejarían de preguntarse por qué existen los problemas sociales y su compromiso en la solución de los mismos no tendría mucha diferencia con el adquirido con una marca de detergentes u otra. Como en el caso de los calendarios de gente “en bolas”. O como en este ejemplo

Conclusión

Sin embargo, sí es cierto, que las ONG han ido adquiriendo esta consciencia de ser responsables de la imagen del Tercer Mundo y de los problemas sociales (parece que no tanto de sus causas) que ofrecen a la sociedad. Por ello, hemos visto cómo la publicidad en un determinado momento comenzó a huir de las imágenes denigrantes y ofensivas y culpabilizadoras y adoptó un tono más positivo, tratando de “lavar” la imagen de víctimas necesitas de caridad que estaban presentes en los primeros anuncios.

Pero no parece suficiente. Creo que en las actuales formas de comunicación, en la web 2.0 y en las redes sociales, sobre todo, las ONG deberían encontrar una oportunidad de profundizar en nuevos modelos de solidaridad basados menos en la emoción y más en la comprensión y el compromiso. El receptor ya no es una persona a la que hay que convencer en 20 segundos, sino que se le puede ofrecer gran cantidad de información contrastada, que le ayude a comprender; se le puede hacer participar de la comunicación, dejarle libremente que comparta, que pregunte, que opine (sin miedo a la crítica).

Hoy mismo he conocido un nuevo ejemplo de campaña, de Word Vision España que busca el apadrinamiento. Como intento, va un poco más allá de lo tradicional, pero se queda en lo publicitario y lo simple. En su web habría tanto espacio para explicar, escuchar al receptor, invitarle a actuar más allá de la donación…

Artículos relacionados:

Mensajes sociales con formatos comerciales I

Mensajes sociales con formatos comerciales II

Read Full Post »

Comunicadora y “ONGera”, dos de mis grandes pasiones. Son dos mundos llenos de contradicciones, con límites difusos entre lo que está bien o mal, lo que es ético o no… Sobre todo cuando se juntan. Entiendo la necesidad, pero odio los anuncios de ONG cuando solo van dirigidos a captar fondos, porque simplifican la realidad, promueven un modelo de solidaridad que no ayuda a entender las causas (y luchar por cambiarlas…) Pero me encantan los anuncios sociales que tratan de sensibilizar, de utilizar el lenguaje al que están acostumbradas todas las personas-la publicidad- para remover conciencias a través del ingenio, la creatividad…

Si hace un mes tuvimos la primera entrega de esta serie, mensajes sociales en formatos comerciales, aquí va una nueva selección de otros anuncios geniales para cambiar el mundo.

1. El error 104

Puede que ya lo hayas visto. No es en sí un anuncio, entre otras cosas es mucho más largo de lo normal, pero me parece genial aunque solo sea por el hecho de que te lleva a pensar en nuestro sistema y te ofrece pautas para cambiarlo

2. AFANOC, niños con cáncer

Este anuncio pretende recaudar fondos para una asociación, pero de una forma tan bonita, tan sencilla, tan… que me lo vais a perdonar. El anuncio ganó el festival de Cannes, no me extraña

3. Contra el calentamiento global

Dios, es tan duro que no sé si me gusta…

4. Sí da, no da

Es tan antiguo que seguramente hoy no sería posible. Entre otras cosas, encuentro un tufillo para promover relaciones heterosexuales en vez de homosexuales. Pero en su día había un gran problema: el miedo al sida y el desconocimiento de las vías de infección. Desde ese punto de vista, me parece muy efectivo.

5. Promoción del uso de preservativos

Y para terminar por hoy, un anuncio francés muy llamativo, entretenido y que aborda la cuestión desde un tono diferente.

Y eso es todo por hoy, pero estoy trabajando en la otra cara de la moneda: la publicidad comercial con mensaje social (tipo Carrefour con la bolsa-caca). Si se te ocurre algún ejemplo, por favor, regálamelo, por favor.

Read Full Post »

Older Posts »